sábado, 18 de mayo de 2013

Tartas de Peppa y George Pig (unas tartas de fondant mmmm... ricas ricas)




- ¿Y tú a qué te dedicas?
- Soy tu papá.
- Eso debe ser muy interesante...
Peppa Pig.
 


Una tarta puede considerarse un conjunto de muchas sensaciones dispersas...

de Sabores: la ternura de la mantequilla, la calidez del bizcocho, envolvente vainilla...

También temperaturas: unas migas templadas, fresca buttercream...

Y...Texturas: meloso chocolate, esponjosa masa, sedosa crema...

Y por supuesto...armonía de colores.

Su puesta en escena nos seduce, envuelve, nos acarician y despiertan, abrumados, nuestros adormecidos sentidos.

Una tarta es un caja de sorpresas. Casi casi...una caja de Pandora.

Es difícil sentirse indiferente...

Por ello, cuando una madre me confía elaborar la tarta para el cumpleaños de su pequeño me siento realmente dichosa.
Aquél momento, inmortalizado en una fotografía, retenido durante muchos años de su vida.


Una mirada de niño, esquiva, inquieta, sonrosada... Tímida ante la dulce melodía de la que es el protagonista. Y su tarta, soportando la llama de unas traviesas velitas, portadoras de un sinfín de inocentes deseos.


 
 
 
Como decíamos...una tarta ha de estar muy muy rica...
Esta es la forma en la que yo las elaboro (por supuesto, habrá muchas más, mucho mejores...)
 
 
Para empezar elaboramos nuestros bizcochos (debemos repetir la receta dos veces, para conseguir dos bizcochos de 20 cms)
 


 


 Debemos elaborar los bizcochos un día antes del montaje de la tarta.
 
1. Precalentamos el horno a 175 grados.
En el bol de nuestra batidora, batimos la mantequilla junto con el azúcar granulado. En la Kitchen Aid, con accesorio de palas, unos 3 minutos a velocidad media-alta.
 
 
2. Añadimos los huevos, ligeramente batidos, mientras continuamos batiendo la mezcla a velocidad baja. Dejaremos que se integre cada huevo en la mezcla antes de añadir el siguiente. A continuación, añadimos el extracto de vainilla.
 
 
3. En un bol aparte, tamizamos la harina bizcochona. Vamos integrándola a cucharadas a la mezcla anterior, batiendo muy muy despacito. Terminamos de integrar con ayuda de una espátula.
Hay que tener cuidado de no sobrebatir la mezcla, de lo contrario el bizcocho no quedaría esponjoso, sino apelmazado.
 
 
4. Forramos los moldes con papel vegetal (lo recortamos a medida) Podemos untarlos un poco con mantequilla, para mantener fijado el papel al molde.
Vertemos la mezcla en el molde, alisamos con la espátula, y llevamos al horno unos 30-40 minutos.
 
 
¿Cómo podemos saber si el bizcocho está perfectamente horneado?
 
- Cuando al insertar un palillo, éste sale limpio. Pero...esto sólo sirve para este bizcocho; si insertamos una brocheta en un bizcocho de frutas o de chocolate al sacarlo debemos encontrar miguitas adheridas a él.
- Cuando al presionar con el dedo la superficie, vuelve a su forma original.
- Cuando tiene un bonito color dorado y se despega ligeramente de los bordes.
 
 
5. Una vez está listo, dejamos reposar en el molde unos 10 min, antes de traspasarlo a una rejilla, donde lo dejaremos enfriar por completo.
Una vez esté bien frío, lo envolvemos en film transparente y dejamos reposar hasta el día siguiente a temperatura ambiente.
 
 
Al día SIGUIENTE...............................
 

Antes de pulir los bizcochitos para el montaje, los dejaremos alrededor de 1 hora en el frigorífico (bien envuelto en film, para que no pierda su textura)


 
1. Con ayuda de una lira, nivelamos nuestros bizcochos, si fuese necesario. Los dejaremos a una altura de 4-5 cms. Después, los cortamos por la mitad, haciendo dos capas. Con ello, tendremos a nuestra disposición dos bizcochos de 4 cms, divididos a su vez en dos capas de 2 cms. (Lo sé, esto ha quedado un poco Barrio Sésamo)
 
 
2. Colocamos dos palillos de dientes en cada una de las mitades, para servirnos de guía. De esta forma volveremos a colocarlos en su posición original una vez estén rellenos. Así quedan perfectamente nivelados...
 
 
3. Limpiamos bien nuestras bases de bizcochos con ayuda de una brocha, para librarnos de todas las miguitas que hayan quedado sueltas. De esta forma resultará más sencillo y limpio cubrirlo con el ganaché (sin que se nos peguen todo el rato a la paleta)
 
4. Aquí tenemos a los protagonistas:
* Almíbar de vainilla (100ml de agua + 100 gramos de azúcar + 1 cucharadita de extracto de vainilla >>remover, un hervor, dejar templar...)
 
* Ganaché de chocolate (400 gramos de chocolate para fundir + 400 ml de nata >> calentamos la leche, sin que llegue a hervir. Incorporamos el chocolate a trozos. Removemos hasta que se disuelva y quede una mezcla homogénea. Dejamos enfriar hasta que tenga una textura untuosa)
 
* Buttercream (125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente + 140 gramos de icing sugar + 1 cucharadita de leche + extracto o esencia a nuestra elección >> mezclamos en nuestra batidora con accesorio de palas, unos 4 o 5 minutos, hasta que la mezcla haya blanqueado y aumentado de volumen)
 
 
 
5. Pincelamos generosamente cada una de las capas con el almíbar de vainilla templado.
 
6. Untamos con la mitad de la buttercream. Tapamos con la otra mitad del bizcocho y volvemos a pincelar ésta parte superior (jugosidad extra!!!) Repetimos la operación con el otro bizcocho.
 
7. Extendemos una capita generosa de ganaché de chocolate. Colocamos el segundo bizcocho encima (recordemos que ya lo habíamos pincelado con almíbar y rellenado con buttercream previamente)
 
8. Presionamos ligeramente para acomodar los bizcochos y dejar uniformes los rellenos.
 



9. Con ayuda de un cuchillo redondeado o una espátula extendemos el resto de la ganaché por tooodo nuestra tarta. Alisamos bien con una espátula alisadora. También podemos sumergir la espátula de untar o el cuchillo en agua templada. Secamos bien...y pulimos la capa de chocolate.
Dejamos enfriar en el frigorífico...para que solidifique bien el chocolate.
Ya está lista para cubrir de fondant.

 


* Me declaro fan incondicional de la Vainilla en Pasta Nielsen Massey. La utilizo en todas mis preparaciones (bizcocho, almíbar, buttercream...) creo que aporta un sabor muy especial a todo lo que toca. Con el encanto de las semillas de vainilla...

* Para cubrir las tartas empleé Fondant Credipaste. En el caso de la tarta de Peppa, una mezcla al 50% de amarillo y blanco (para conseguir un tono más pastel) En la tarta de George, unos 250 gramos de azúl y 500gramos de blanco (resultó un tono turquesa)
 
* La base es de porexpan, de 30 cms de diámetro x 3 cms de altura. Para cubrirlas usé Fondant Verde Pistacho de Kelmy (con una pastilla de 300 gramos fue suficiente para la base y la hierba de alrededor), humedeciendo ligeramente el porexpan, para que quedase bien adherido. Después, dejar secar hasta que endurezca.
El lazo de alrededor es una cinta al bies de vichy. Rosa para Peppa y Verde para George. Mide exactamente 3 cms de ancho, con 1 metro será suficiente.
 
* El lacito que rodea la tarta para sostener visualmente los banderines de fondant es de raso color celeste, el más finito que pude encontrar. Las banderitas de papel superiores están sujetas por el mismo lazo, atado a dos palitos de madera. Me gusta personalizarlas con el nombre del niñ@


Y...para acompañar estas dos preciosas tartas... ¿Qué tal unas Galletas de Peppa Pig?
Mira...mira... con tutorial para elaborar la masa de galletas y para decorarlas.
 
 
¿Qué tal un Kit de Fiesta Imprimible?
 (completamente gratuito :) )
 
 
 
 
 
 
Dudas, quejas, peticiones...sugerencias... Escríbeme!!!

1 comentario: