viernes, 15 de febrero de 2013

Cupcakes primaverales (una excusa de arómaticos cupcakes para decir adiós al Invierno con una sonrisa)

Cupcakes One Bowl Chocolate, con corazón de Frambuesas y Buttercream de Vainilla (y una chispa de queso fresco)
 

 
 
Ya se aleja el invierno.



Las tardes frías, mojadas, repletas de nubarrones negros… se acaban.



Las últimas nubes se aferran, juguetonas, a las copas de los árboles. Se despiden, a besos, de las hojas de los eucaliptos y los cipreses.



Con su marcha, el Otoño, mi época favorita del año, ya es sólo un recuerdo. Con su apariencia sutil en pinceladas ocres, marfiles y rosadas.



Lleno de tardes de chocolate caliente, de pelis en blanco y negro, de caricias bajo una cálida manta; de paseos bajo la lluvia sosteniendo un mismo paraguas…



La brisa helada de las mañanas de invierno….pura poesía.

Hoy el cielo amanece inundado de un hermoso color dorado. De un añil radiante, intenso, iridiscente, teñido con todos los colores del arcoíris.



Y el sol, aún con semblante de plata, se despereza…



Sus rayitos, aún tímidos, no se atreven a desnudarnos de abrigos, guantes y bufandas pero lo cierto es que ya puede palparse en el aire…



La primavera, cautelosa ninfa, se está acercando…
 
 
 
Mini Cupcakes de Vainilla con Buttercream de Frambuesa



 

Recuerdo una mañana de domingo, hace un par de semanas, cuando el alba nos sorprendió enredados entre las sábanas. La casa respiraba en silencio, uno de los pocos lujos a los que optamos aquellos que vivimos en el campo. Aquella noche habíamos intentado detener el tiempo, pero sólo habíamos conseguido dilatarlo. Respirando al unísono, con las manos entrelazadas… Hacía tan sólo unas horas que nos habíamos abandonado al sueño, cuando unos tenues rayos de sol temprano atravesaron la ventana y se colaron entre los encajes blancos. El cielo aún permanecía rosado… pincelado generosamente con almíbar de vainilla o mermelada caliente. Mi imaginación voló… allí donde reposan, incólumes, perfectos, el fabuloso Sponge Cake de Peggy Porschen, sus cupcakes de frambuesa, los de Limoncello… Cerré los ojos imaginando el sabor del champan y las fresas (en un cupcake, por supuesto) En un té helado de frutas rojas, servido en un vaso alto...



Jesús se desperezó, buscando con la misma presteza que torpeza algún reloj donde mirar la hora (es lo que tienen los informáticos, que siempre quieren ordenarlo todo, incluso el tiempo)


- ¿Qué hora es? ¿Es muy tarde? – preguntó bostezando.

 - No te preocupes cariño, la primavera aún no ha llegado…


Cupcakes One Bowl Chocolate, con corazón de Frambuesa y Buttercream de Vainilla

 





Los cupcakes de chocolate son una adaptación de la maravillosa receta de chocolate "One Bowl Chocolate Cake" de Martha Stewart, que tomé del Rincón de Bea Tiene un sabor increíble, a chocolate intenso. Perfecto para un relleno ácido y un glaseado dulce. Además, resulta super fácil de elaborar ya que se hace todo en el mismo recipiente; y sirve tanto como base para un layer cake de 15 cms como para una docena de cupcakes.

En mi caso, le añadí una cucharadita de canela y semillas de cardamomo, para aportarles cierto sabor mágico.

 

Ingredientes (para 12 Cupcakes grandes y unos cuantos mini cupcakes)

- 65 gramos de cacao puro en polvo.




- 1 cucharadita de canela y semillas de cardamomo molidas (opcional) 

 - 210 gramos de harina trigo corriente.

- 250 gramos de azúcar blanquilla.

- 1 y 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico.

- 3/4 cucharadita de levadura química.

- 3/4 de cucharadita de sal.

- 2 huevos grandes a temperatura ambiente.

- 180 ml.de buttermilk.

- 180 ml. de agua tibia.

- 3 cucharadas de aceite de oliva suave.

- 1 cucharadita de extracto de vainilla o vainilla en pasta.



Preparación:

Precalentamos el horno a 175 grados. Preparamos una bandeja para cupcakes con papelillos.

En un bol, mezclamos y tamizamos los ingredientes secos (harina, azúcar, cacao, levadura, bicarbonato y sal)

Áñadimos los líquidos (buttermilk, huevos, agua, aceite y extracto de vainilla) y removemos suavemente hasta que la mezcla no tenga grumos.

Rellenamos los papelillos con la mezcla, sin exceder los 2/3 de su capacidad. Horneamos unos 20 min. hasta que al pincharlos con un palillo, éste salga limpio.

 Retiramos del horno. Dejamos reposar unos 5 min. dentro del molde y traspasamos a una rejilla hasta que enfríen por completo.

 Una vez fríos, los coloqué en un recipiente hermético (también serviría una bolsa de plástico) y los dejé reposar unas horas, para que el bizcocho gane consistencia.

Los agujereé con un descorazonador de manzanas y los rellené con mermelada de frambuesa, con ayuda de una cucharita.

Finalmente, se decoran con una buttercream clásica de vainilla (con mucha, muchísima vainilla) añadiéndole una cucharada de queso fresco para untar, que le aporta cierta frescura y untuosidad. Los bichitos están hechos con mucho mimo, con fondant y pasta de azúcar, mezclada en una proporción de 60/40 %. La misma mezcla empleé para las flores, usando el cortador de girasoles (de KitchenCraft) para hacer las margaritas grandes, y uno de florecillas simples para las margaritas malvas y rosas. Las rosas están modeladas a mano, siguiendo las indicaciones de Peggy Porschen.



 Para los mini cupcakes de rosas, mariposas y margaritas, utilicé una receta basada en el último libro de la adorable Peggy Porschen, Boutique de Pastelería. Es absolutamente increíble, con unas recetas magníficas, un diseño extremadamente cuidado... es precioso. Me encanta, no tengo palabras. Además, ha sido el regalito que me ha hecho mi chico por nuestro aniversario.

 
Cupcakes de Vainilla (para 24 cupcakes grandes)

Ingredientes:

- 200 gramos de mantequilla ablandada.

-200 gramos de azúcar blanquilla.

- una pizca de sal.

- las semillas de 1/2 vaina de vainilla.

- 4 huevos medianos

- 200 gramos de harina con levadura.



Preparación:

Poner la mantequilla, el azúcar y la sal y las vainas en un cuenco mezclador y batir hasta que la mezcla esté pálida y esponjosa.

Bata ligeramente los huevos en otro cuenco y agréguelos ligeramente a la mezcla de mantequilla sin dejar de batir.

Una vez incorporado, tamice por encima la harina y mezcle ligeramente.

Llene los moldes de cupcakes dos tercios de su capacidad y hornee de 12 a 15 min. Una vez cocidos, deje en los moldes unos 10 min, antes de traspasar a una rejilla.



Para el glaseado utilicé mi receta de buttercream de siempre, a la que le añadí una buena cucharada de Frambuesa en pasta (las pastas de frutas que se comercializan en tiendas especializadas son una delicia, muy fáciles de conservar en el frigorífico) y unas gotitas de colorante en pasta Rosa. Los decoré con una boquilla 2D y con purpurina... que ya casi estamos en Primavera.

 


2 comentarios:

  1. parecen faciles ....probare a hacerlos este fin de semana :)

    ResponderEliminar